Diario

Marrakech

Marrakech

1 minutos de lectura     November 10, 2013

Teníamos ganas de conocer Marrakech. Llegamos bastante desorientado y en mitad de un tráfico liderado por la ley del más fuerte, que básicamente era el que no miraba, el que confiaba en que el resto parase hasta su última consecuencia. Nosotros habíamos ganado soltura, pero no la suficiente como para adaptarnos a la circulación mientras buscábamos un hotel que leímos en un foro.

Cruzando el Atlas por la R307

Cruzando el Atlas por la R307

menos de 1 minutos de lectura     November 8, 2013

Viajar sin una ruta fija está muy bien porque al no esperar nada, todo te sorprende. Pero también es cierto que nos saltamos muchos sitios. En concreto fuimos a las gargantas de Todra, y pocos kilómetros antes de llegar a una de las carreteras más famosas donde el 99% de los moteros que van a Marruecos se hace la foto, nos dimos la vuelta. Sin más, nos pareció que se repetía mucho el paisaje y dimos media vuelta. En cambio nos metimos por la R307, una c...

Las dunas

Las dunas

1 minutos de lectura     November 7, 2013

La imagen de marruecos no está completa si no se va a las dunas. Esto es así. Por tanto, aconsejados por diferente gente, nos dirigimos a Merzouga. Un poco antes de llegar nos metimos por pistas. El sentimiento de libertad es total, una superficie enorme con forma de patata frita ondulada que hacía sonar hasta la última pieza de la moto.

Sudores fríos en Azrou

Sudores fríos en Azrou

2 minutos de lectura     November 6, 2013

Entre Chefchauen y Merzouga pasamos la noche en el Hotel Azrou. No sabemos dónde lo leímos, pero lo recomendaban con entusiasmo, así que allí fuimos. Eso sí, puede que lo recomendasen hace varios años.

Chefchauen, el amanecer azul

Chefchauen, el amanecer azul

1 minutos de lectura     November 5, 2013

Moisés nos comentó que Chauen era un buen sitio para comenzar el viaje. Efectivamente, el azul de la ciudad nos encantó. En algún foro leímos el relato de una pareja que había madrugado para pasear por la ciudad, y posteriormente desayunaron zumo de naranja. Y en una explosión de originalidad, lo clavamos. Pero efectivamente captamos el encanto de las primeras horas del día.